Despiden a un empleado de Apple porque su hija graba un video con el iPhone X

Apple es una de las compañías más celosas de su privacidad y sus proyectos. No en vano, tanto proveedores como el personal de sus oficinas están obligados a firmar acuerdos de confidencialidad, se nombran en clave todos los proyectos y además, cuentan con un departamento de seguridad e investigación para hacer el seguimiento de cualquier tipo de filtración de todo tipo de datos confidenciales.

Hasta el punto que cualquier mínima brecha, por inocente que sea, tiene las consecuencias obvias: el despido del empleado que filtra.

Ha sido el caso del padre de Brooke Amelia Paterson, una adolescente afincada en Silicon Valley precisamente por el trabajo de su progenitor: ingeniero de Apple desde hace 4 años dentro del proyecto Apple Pay. Brooke subió a YouTube un video de unos cinco minutos en el que contaba lo que iba haciendo en el día, pero con el suculento detalle de que todo lo realizó con el iPhone X que su padre tenía a modo de testeo. Con él grabó sus andanzas en un centro comercial y una cena familiar en el exclusivo Café Macs de Apple.

Pero el “delito” no es el uso que hizo del iPhone X si no que, durante 45 segundos de vídeo, enseñando las fotos que había hecho se muestra el uso del dispositivo y las funciones de la novedosa cámara. Además, en durante algunos segundos se pueden apreciar en la aplicación de notas algunos de los nombres clave de productos que Apple aún no ha lanzado.

Después del fulminante despido, el vídeo ya ha desaparecido de su perfil, donde ahora lo sustituye otro autoculpándose de la situación y dando la razón a Apple. Por no haber sabido respetar “las reglas” y declarando que la compañía “ha hecho lo correcto en este caso”. Una explicación, al menos, honesta tras romper el acuerdo de confidencialidad de la compañía.